La Máquina de Antiquitera

El misterio del más complejo hallazgo arqueológico de la antigüedad

-------------------------------------------------------------

Por: Juan Quintana (Director del Museo Empire)

A principios del siglo XX, dos jóvenes buscadores de esponjas de la isla griega de Antikitera, en el sur de Grecia, encontraron por casualidad en el fondo del mar un objeto metálico que recordaba a un reloj de bolsillo, dado que aparentaba tener una serie de engranajes. En su momento no le dieron demasiada importancia a este hallazgo casual, que bien habrían podido tomar por un pedazo de chatarra y deshacerse de él.

Máquina de Antikitera junto al modelo de ordenador de su estado original

No obstante, la existencia de este curioso objeto fue pronto conocida por científicos de diversos ámbitos que se quedaron sorprendidos al calcular su antigüedad: 2040 años (estudios posteriores datan el objeto en los siglos I o II antes de Cristo).

Junto al objeto, muy deteriorado por miles de años bajo el agua, aparecieron sus fragmentos, a partir de los cuales los científicos llevan desde entonces tratando de reconstruir la máquina sin éxito.

Las primeras hipótesis apuntaban a que podía predecir las mareas, pero las investigaciones posteriores revelan que se trata de un aparato muchísimo más complejo de lo que nadie hubiera podido pensar.

Un siglo después del inicio de los estudios sobre este artefacto, las investigaciones empiezan a dar sólidos frutos al incorporar nuevas tecnologías.

Científicos de la Universidad de Atenas, la Universidad de Tesalónica y el Museo Arqueológico de Atenas junto con científicos de la Universidad británica de Cardiff entre otros comenzaron una exhaustiva investigación sobre el ingenio mecánico. El grupo de científicos incluye expertos en prácticamente todas las materias (astrónomos, historiadores, matemáticos, informáticos, ingenieros...)

En septiembre de 2005, la compañía de informática Hewlett-Packard contribuyó a la investigación con un sistema de reproducción de imágenes que permitió leer los textos grabados en el artefacto (ilegibles de otro modo por la erosión)

Por otra parte X-Tek Systems instaló un scáner "Blade Runner" de 8 toneladas de peso en Atenas para poder leer hasta el más mínimo grabado en la superficie del objeto.

Vista de rayos X de la máquina

Las conclusiones sobre el origen, construcción y finalidad del objeto son sencillamente impresionantes.

El aparato es un mecanismo de bronce y madera del tamaño de una caja de zapatos: 31,5 centímetros de longitud, 19 de anchura y 10 de grosor. Originalmente, el sistema de ruedas dentadas estaba protegido por una caja de madera, hoy casi totalmente perdida. Esa caja tenía una puerta frontal y otra trasera, con inscripciones astronómicas que cubrían la mayor parte del exterior del mecanismo.

El artefacto es una especie de "ordenador" astronómico de hace más de 2000 años, con muchísimas funciones, todas ellas dedicadas a la astronomía y sus aplicaciones prácticas.

Para su funcionamiento emplea un mecanismo de ruedas y decenas de pequeños engranajes diferenciales metálicos, todos ellos situados con una precisión milimétrica y en perfecta coordinación, algo completamente impensable en la época en la que fue construido el artefacto (se cree que se construyó en Rodas).

Fragmentos recuperados de la máquina

El trabajo detallado realizado sobre los engranajes muestra que el mecanismo era capaz de seguir los movimientos astronómicos con una casi total precisión. La calculadora pudo reproducir los movimientos de la Luna y del Sol a través del Zodíaco, predecir eclipses, e incluso, reproducir la órbita irregular de la luna. El equipo científico cree que también pudo haber predicho las posiciones de algunos planetas o incluso de todos los conocidos en la época. Al parecer puede ser un desarrollo del Planetario de Arquímedes.

Los resultados llegan a la conclusión de que la tecnología griega fue mucho más avanzada que lo estimado previamente. No se conoce ninguna otra civilización que haya creado algo tan complicado durante al menos los siguientes 1600 años.

El mecanismo se compone de unas 80 piezas y se encuentra guardado en una urna especial en Atenas, no pudiendo ser tocado por nadie para no dañarlo.

Los investigadores pudieron gracias a sus investigaciones crear un modelo informático y posteriormente una réplica física funcional.

Réplica de la máquina

Todavía no está claro para qué utilizaban exactamente este mecanismo los antiguos griegos, o hasta que punto estaba extendida estaba esa tecnología.

Tras este descubrimiento tan asombroso los científicos se muestran realmente impresionados.

Según palabras del astrónomo griego Xenofondas Musas, director del departamento de Física y Astronomía de la Universidad de Atenas, "si la antigua Grecia no hubiera sucumbido a manos de Roma, podría haber enviado el hombre a la luna en unos pocos siglos"

Mike Edmunds, científico de la Universidad de Cardiff declaró: "En nuestros estudios utilizamos los métodos más modernos y ante la técnica de la máquina de Antikitera nos sentimos avergonzados"

Detalle de las inscripciones de la máquina. Obsérvese el símbolo de Pi

Estos descubrimientos quiebran totalmente la historia tecnológica de la humanidad tal y como se conoce hasta ahora y abre el interrogante de hasta qué punto el ser humano pudo haber llegado si esta tecnología no hubiera caído en el olvido.

-> VOLVER / RETURN <-

Artículo obra de Juan Quintana Zuazúa, Adaptación web por: Juan Quintana, prohibida su publicación en otras páginas sin permiso escrito del autor. Artículo escrito el día 2 de Junio de 2009

Copyright Museo Empire de Historia Militar. Todos los derechos reservados . Prohibida la reproducción de nuestros contenidos sin autorización expresa. Para más información ver el apartado Aviso Legal.