El Saint Christopher

Un remolcador con historia

--------------------

Por: Juan Quintana (Director del Museo Empire)

Hace algunas semanas llegó a mis manos, enviada por un familiar, una fotografía tomada en la ciudad de Ushuaia (Argentina) en noviembre de 2008 en la que aparecía un viejo remolcador abandonado y escorado, presentando la típica oxidación y destrozos ocasionados por el paso del tiempo. El buque me llamó especialmente la atención, en primer lugar por su aspecto, que me recordaba mucho a los remolcadores armados de la Segunda Guerra Mundial, dado que tenía incluso lo que parecían ser unas troneras para armamento.

Decidí comenzar a investigar sobre el buque en cuestión, en primer lugar preguntando a habitantes de la ciudad si sabían algo acerca de ese barco para poder identificarlo, de los cuales obtuve interesantes respuestas que pude luego confirmar gracias a algunos archivos consultados y esta gran red de información que es internet.

Lo cierto es que jamás pensé, que averiguando la historia de ese viejo barco abandonado, encontraría un barco con tanta historia tras de sí.

El buque, conocido por todos los vecinos de la localidad como Saint Christopher (el último nombre que tuvo) lleva allí abandonado y oxidándose desde 1957, más de medio siglo cuando escribo estas líneas. Sin duda alguna este fue un barco bien construido.

El Saint Christopher, en su estado actual

El Saint Christopher es un remolcador tipo ATR, concretamente el ATR-20 de los cuales hubo 40 construidos durante la Segunda Guerra Mundial para servir en la US NAVY como remolcadores de salvamento. La idea de su construcción era la de aprovechar los astilleros norteamericanos civiles para construir buques auxiliares baratos, resistentes y eficientes, con casco de madera para ahorrar el preciado acero.

El diseño estandarizado de los ATR fue fruto del estudio de ingeniería y diseño naval John D. Alden – Eldredge – McInnis, situado Boston, Masachussetts

Estaban construidos con cuadernas curvas moldeadas, no naturales, con 73 cm de separación entre sí y forradas de madera de 6,8 cm de grosor. La maquinaria estaba compuesta de una máquina propulsora a vapor de cuatro cilindros tipo Skinner de 1.875 CV de potencia alimentadas por dos calderas Babcock & Wilcox acuotubulares de tipo “D". Su  desplazamiento estándar era de 852 toneladas vacío y 1.315 toneladas a plena carga. Sus dimensiones eran: 50,29 de eslora por 10,55 de manga. Alcanzaba una velocidad máxima de 12 nudos, y poseía una autonomía de hasta 3.000 millas marinas. Estaban armados con un cañón de 3” y dos ametralladoras antiaéreas Oerlikon de 20 mm. Poseía dos bombas de agua para salvamento y lucha contra incendio de 2.000 galones por minuto de bombeo y para las tareas de remolque llevaba un carretel que podía estibar 250 brazas de cable de acero, el cual debía hacerse firme a un gancho de remolque. Además estaba equipado con una pluma de 6 toneladas. La proa estaba reforzada con una gruesa chapa de acero. Se construyeron en total 40 ATRs, de los cuales, cuatro (ATR 17, ATR-18, ATR-19 y ATR-20) fueron transferidos a la Royal Navy británica en virtud de la Ley de Prestamos y Arriendos. 

Estos cuatro barcos recibieron respectivamente los nombres: DIRECTOR, EMULOUS, FREEDOM y JUSTICE, este último es sobre el que se centra esta investigación.

Concretamente el Justice (posteriormente Saint Christopher) fue construido en los astilleros de la naviera norteamericana Camdem Shipbuilding & Marine Railway Company de Camdem, en Maine, la máquina propulsora fue construida por Fulton Ironworks y las calderas por Babcock & Wilcox.

Se puso en grada el día 20 de Enero de 1943 y fue botado el 18 de Octubre del mismo año, siendo construido en 10 meses. La madrina del barco fue la señora Joy D. Creik , residente en la localidad de Camdem.

El 24 de Abril de 1944 recibió el nombre de H.M.S. Justice al ser comisionado en Boston tras su transferencia a la Royal Navy, (cambiando su referencia a BATR-20 y su numeral a W140).

El primer comandante del Justice fue el teniente en la reserva J.S. Allison

Existen pocos datos acerca de su actuación durante la Segunda Guerra Mundial, aunque diversas fuentes apuntan a que formó parte de la inmensa flota desplegada en las operaciones del Desembarco de Normandía.

El Justice poco después de ser comisionado.

El 20 de marzo de 1946 fue devuelto a la Armada de los Estados Unidos (US NAVY), rebautizado de nuevo como USS Justice y re-comisionado, no obstante el alto coste de mantener en buen estado el casco de madera y el elevado consumo de combustible de los ATR hizo que esta clase de remolcadores perduraran poco tiempo en servicio, y por ello el Justice fue dado de baja el 3 de Octubre de 1947.

Tras ser dado de baja, en ese mismo año, fue subastado en subasta pública y fue adquirido por el empresario argentino Leopoldo Simoncini, siendo rebautizado como Saint Christopher, se cree que navegando bajo bandera de Costa Rica.

En 1953 se incorpora a la flota de remolcadores de la empresa Salvamar de Buenos Aires, propiedad de Leopoldo Simoncini, para operar en el canal de Beagle en los trabajos de recuperación de los restos del buque de pasajeros alemán "Monte Cervantes" hundido en 1930, junto a otros remolcadores, también antiguos ATR de la US NAVY empleados por la Armada Argentina (Chiriguano, Guarani y Sanaviron). El intento de empujar hacia la playa el buque alemán no tuvo éxito y este se hundió en aguas profundas, haciendo que la empresa Salvamar entrase en quiebra.

El Saint Christopher sufría problemas de motor y en el timón, que la empresa Salvamar ya no podía solucionar al entrar en quiebra, por lo que fue encallado y abandonado en Usuhaia cerca de la costa en 1957.

Tras tantos años formando ya parte del paisaje de Ushuaia, en 2004 se comenzó a extraer el fuel que tenía en sus depósitos por motivos medioambientales.

El futuro de este barco es incierto, no obstante empieza a aparecer incluso en los folletos turísticos por lo que algunas fuentes hablan de una posible restauración y rehabilitación del barco.

En cualquier caso, el Saint Christopher permanece ahí, como oxidado testigo mudo de la historia que lleva ya medio siglo de bellos atardeceres encallado en Ushuaia.

 

-> Volver <-

Artículo protegido por Copyright, prohibida su reproducción sin permiso expreso del Museo Empire de Historia Militar. Artículo por: Juan Quintana (Director del Museo Empire), fotografías por: Pablo Z. (Colaborador)

Copyright Museo Empire de Historia Militar. Todos los derechos reservados . Prohibida la reproducción de nuestros contenidos sin autorización expresa. Para más información ver el apartado Aviso Legal.